Caja registradora iva 7

In vitro (fertilización in vitro suele ser el último recurso para las parejas que buscan un hijo. Es un proceso largo y estresante, pero muchas buenas parejas pueden, gracias a este camino, cuidar de la descendencia deseada, incluso cuando las nuevas formas han demostrado ser poco confiables. El tratamiento cuenta con la conexión de un espermatozoide con un óvulo en condiciones de laboratorio, fuera del cuerpo femenino.

Las indicaciones para el método pueden ser correctas en parte para la pareja (parámetros de esperma reducidos y para la pareja (obstrucción tubárica, incapacidad para ovular. Una indicación común para la fertilización in vitro es la infertilidad idiopática, cuyas causas se desconocen. Antes de realizar in vitro, el paciente debe realizar un conjunto de pruebas de laboratorio y el compañero realiza una prueba de esperma. Los futuros padres deben expresar su conocimiento por escrito al final del procedimiento. Otra forma es la estimulación hormonal (farmacológica de una mujer en el sentido de aumentar el número de óvulos maduros. Las drogas, además, su dosificación es examinada individualmente por un especialista, junto con los éxitos de las pruebas anteriores del paciente. El segundo período es obtener los óvulos de la mujer en el momento designado por el médico. El procedimiento se realiza bajo anestesia general y dura varios minutos. Implica la punción de los folículos visibles en ambos ovarios, en el punto de recolección de líquido folicular que contiene óvulos. Al mismo tiempo, la pareja del paciente asume la donación de esperma (es necesario mantener varios días de abstinencia sexual antes de la cirugía. El siguiente período es la unión de los ovocitos recogidos a los espermatozoides en condiciones de laboratorio. Los embriones creados con esta tecnología se administran en una incubadora, donde existen condiciones ideales para su desarrollo. Después de unos días, se colocan en el útero de la paciente con un catéter delgado. Esta etapa del método no es dolorosa, por lo tanto, no requiere anestesia. Después de la transferencia de embriones, el paciente debe limitar la actividad física (es necesaria una breve abstinencia sexual y mejorar su estilo de vida tranquilo. Después de una docena de días, tiene que ir a la clínica para cubrir su embarazo bioquímico. En la quinta semana después del procedimiento, se necesita una ecografía para confirmar el embarazo. En caso de falla, es posible repetir el procedimiento usando embriones de reserva listos. Según las últimas investigaciones, la eficacia in vitro es de alrededor del 40%. Este método, sin embargo, tiene la ventaja para las parejas que buscan sin éxito un hijo.