Caja registradora como

Como sabes, siempre hay fallas. También en el éxito de la caja registradora. Sucedió conmigo Necesitaba ser reemplazada y supe que estaba siendo reemplazada en algunos casos, de los cuales no tenía idea. En primer lugar, una falla simple cuyo servicio no está en condiciones de reparar o falla de la memoria fiscal. Aprendí que es muy raro. Luego puede leer ante la Oficina de Impuestos, luego reemplazar la memoria. ¿Qué pasa si no es posible leer?

Luego, el dispositivo debe enviarse al fabricante y cumplir con la lectura del laboratorio. ¿Cuándo es apropiado cambiar la caja registradora? Bueno, cuando el recuerdo estaba lleno. Después de todo, cada memoria es una pequeña cantidad de espacio. En moneda fiscal quiere del número de informes diarios. Aquí, como ya - leímos ante la Oficina de Impuestos, y luego - intercambiamos memoria. Una cosa más, cuando necesita cambiar su caja registradora es cambiar su número NIP. Es seguro vivir durante la transformación de la empresa. El número actual se almacena para siempre. Y aquí también deberías leerlo ante la Oficina de Impuestos. Se debe completar el documento apropiado y la persona completó el informe de dicha lectura. ¿Pero solo podemos obtener memoria y reemplazarla ...? No! Tal intercambio que solo debe ser preparado por el servicio del fabricante. Por supuesto, si permitían efectivo en la tienda de oro, a menudo se centran en todo porque tienen un sitio web. desafortunadamenteTal intercambio puede llevar varios días. Después de reemplazar la memoria, el dispositivo debe programarse nuevamente. En este caso, informar la caja registradora & nbsp; a la Oficina de Impuestos debe hacerse nuevamente. & Nbsp; Lleva mucho tiempo, lo que ahorraremos significativamente si compramos efectivo en el lugar perfecto.Todos los platos electrónicos no son confiables y nada afecta a los últimos. Necesitamos familiarizarnos con la existencia actual e irnos. También debemos ser conscientes de qué causar si se produce tal falla. El enfoque más interesante es poder llamar al lugar donde compraron el dinero y preguntar "¿qué?" Afortunadamente, cada vez más a menudo tales tiendas nos ayudarán a superar el problema polaco.